Son más de 25 empresas que abastecen a las petroleras. Proveen biodiesel para realizar el corte con gasoil y están amparadas por una ley. Todas están atravesando una fuerte crisis y algunas, según advierten sus propietarios, están al borde de la quiebra.
En lo que es una situación grave, dado el impacto que puede tener a nivel empleo, las Pymes dedicadas al biodiesel están en una situación límite.
Esta rama de actividad ya había transitado un difícil 2019. Durante la última etapa del macrismo, les cambiaron las reglas de juego, modificándoles la fórmula con la que se establece el cálculo del precio de venta e, incluso, demorando la oficialización del valor que deben pagarles las petroleras.
Con el cambio de Gobierno, el sector esperaba una normalización de la actividad. Pero, por el momento, fueron más señales que hechos.
Las empresas se encuentran con que la Secretaría de Energía, que pasó a conducir Sergio Lanziani, no está publicando el valor actualizado correspondiente a enero, en un contexto en el que los costos de los insumos se dispararon.
Para peor: el último precio que publicó el macrismo, a comienzos de diciembre, tampoco respetó la fórmula original que se había fijado a través de una resolución de comienzos de 2019, con lo cual, la actualización sirvió de poco y agravó el problema.
«Estamos en una situación crítica, con todas las plantas paradas. Estamos a la espera de que nos reciban los funcionarios», señaló un empresario a IProfesional que desde diciembre no puede encender una máquina porque si lo hace va a pérdida.
«El último precio, que se publicó en diciembre, ni siquiera nos ayuda a cubrir los costos variables. De hecho, estamos un 20% por debajo del nivel que necesitaríamos para equilibrar los números», agregó.
Hay un dato que sirve para ilustrar lo dramático del contexto que les toca vivir a estas empresas, que operan en diferentes puntos de la Argentina y son clave para las economías regionales: según relatan varias fuentes, en épocas del macrismo, el propio Gustavo Lopetegui, cuando estaba al frente de Energía, les reconoció que su gobierno había abandonado el uso de la fórmula, dejando de lado la incidencia del tipo de cambio, porque el objetivo era minimizar el impacto inflacionario en los surtidores.
Así, los productores vienen reclamando desde 2019 que se ven forzados a abastecerse de materia prima e insumos a precios de mercado, pero no pueden trasladar esos mayores costos al precio del producto que deben adquirir las empresas petroleras, básicamente porque no se respetaron las reglas de juego.
En este sentido, advierten que el biocombustible no es el causante de la variación del precio del gasoil en surtidor. Es que no sólo tiene una incidencia mínima en la composición del precio final del producto, sino que aseguran que el corte hasta funciona como un «colchón» que le quita presión a los precios en las estaciones de servicio.
Fuente: Info Gremiales

0 comentarios:

Publicar un comentario