El objetivo del gobernador, quien llamará a una nueva sesión extraordinaria, es llegar a una negociación con los jefes distritales de la oposición. El encuentro se realizará el jueves en La Plata. «Han hecho un gran escándalo» y «han mentido», apuntó Kicillof contra los legisladores opositores que no permitieron debatir la ley.
La pulseada que tiene al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, con la oposición macrista por la ley Impositiva sigue en pie. «Han hecho un gran escándalo, un show, un circo con un cambio que lo que hace es respetar lo mismo que el año pasado», señaló Kicillof apuntando contra la oposición.
El gobernador llamará a una nueva jornada de sesión extraordinaria de la legislatura para intentar que se sancione la ley, a la vez que convocó a los intendentes de Juntos por el Cambio (JpC) para este jueves a una reunión en la que intentará cerrar la negociación.
«No es verdad que están intentando defender ni a la clase media ni a los jubilados. Están defendiendo a los grupos concentrados de la economía, tal y como lo hicieron durante los cuatro años que gobernó (el ex presidente Mauricio) Macri y (la ex gobernadora, María Eugenia) Vidal», señaló a PáginaI12 el senador provincial, Omar Plaini.
«La ley propone mantener la recaudación del año pasado y no la aumenta ni un centavo en términos reales», destacó el gobernador y descartó que se tratara de un impuestazo porque «en el caso del inmobiliario rural, solo doscientos propietarios de más de dos mil hectáreas, tendrían un incremento mayor a la inflación y, si pagan en una cuota, no lo tendrían».
Con los tiempos corriendo, Kicillof mostró el enojo por la falta de compromiso de la oposición para cumplir con los acuerdos a los que había llegado durante la transición con la ex gobernadora María Eugenia Vidal.
«Hay que explicarle a la sociedad la gran mentira que dijo la oposición para justificar una actitud que tiene que ver con usar el peso de su mayoría en el Senado, no dejar sesionar y dejarnos sin ley tributaria; la recaudación se va a ver resentida», destacó el ex ministro de Economía, anticipando el problema que llegará a medida que se extienda la discusión y no se pueda poner en funcionamiento la ley Impositiva.
La mayoría en el senado bonaerense es lo único que le quedó a la oposición macrista para mostrar algo de poderío legislativo. JpC tiene 26 senadores mientras que el Frente de Todos (FdT) logró unificar un propio bloque de 20 senadores. En la cámara de Diputados la situación es distinta, ya que si bien en un comienzo había paridad porque el FdT tiene 45 diputados y JpC tenía 43, el haber perdido por cerca de 13 puntos de diferencia generó un cisma interno que produjo nuevos bosque de legisladores que integraban la coalición macrista. Al menos cinco diputados conformaron Cambio Federal, compuesto por dirigentes que se referencian en el ex presidente de la Camára de Diputados de la Nación, Emilio Monzó y el intendente de San Isidro, Gustavo Posse.
«Está claro que tienen un problema interno y no saben quien conduce su espacio político. Por un lado, están los que dicen ser leales a Vidal. Por otro, los que dicen responder a Macri y al final están los radicales y el ARI», detalló a este diario el legislador bonaerense y secretario general del gremio de Canillitas, Omar Plaini.
El desbande de la alianza macrista y sus dificultades para resolver su interna impide que el oficialismo encuentre un interlocutor válido que pueda hacer valer los acuerdos. La ley Impositiva era una de las primeras leyes que Vidal ya había acordado con Kicillof que iban a facilitar junto con la de declaración de la emergencia. «Más allá de su interna, tienen intencionalidad de obturar la gobernabilidad», agregó el dirigente peronista.
El gobernador bonaerense llamará a una nueva sesión extraordinaria para intentar que se trate y se sancione la ley que considera central poner en práctica el plan que implementará ya con las herramientas que le facilita la ley de emergencias. Los tiempos legales lo obligan a que se concrete seguramente la semana que viene por el asueto administrativo del lunes y martes, sumados al feriado del primer día del año.
Sin embargo, citó a los intendentes de JpC a una reunión en la gobernación el jueves. Allí les explicará las dificultades en las que entrará la provincia por la falta de la ley que regula los impuestos, pero también les recordará que al no poder recaudar acorde a la inflación como plantea la ley, los municipios de toda la provincia también se verán afectados.
Kicillof ya se reunió la semana pasada con los intendentes del FdT con quienes dialogó sobre el mismo tema. Aunque a diferencia de la reunión con los propios, en el encuentro con los intendentes de la oposición intentará que los legisladores que les responden cambien su actitud.
Todos los municipios precisan que se apruebe la norma porque algunos impuestos van a las arcas distritales, pero también porque la coparticipación municipal depende de la recaudación del Estado provincial.
Fuente: Página 12

0 comentarios:

Publicar un comentario