La negociación se cerró a última hora de ayer y desactivó una huelga que paralizaría la producción por cuatro día. Las firmas aceptaron empatar la inflación y pagar un bono de 36 mil pesos para compensar lo perdido.
A última hora de este miércoles y a minutos de que comience una huelga que amenazaba con tener fuertes consecuencias en el abastecimiento de lácteos, el Centro de la Industria Lechera le acercó al gremio de la actividad un nuevo último ofrecimiento de recomposición de las remuneraciones y logró distender la situación.
Las empresas propusieron acercarse a la inflación anual con un aumento del 32,5% que se cobrará en dos tramos entre diciembre y enero. Eso sumado al 23% que ya habían abrochado a lo largo del año los deja en el orden del 55,5% anual.
Además, propusieron compensar el desafaseje de estos meses que impactó en el poder adquisitivo del salario con un bono de 36 mil pesos que tendrá el carácter de no remunerativo y se distribuirá en pagos hasta abril de 2020. Los lecheros cobrarán 18.000 pesos en diciembre, 5.000 pesos en enero y febrero y 4.000 pesos en marco y Abril.
Ante el ofrecimiento, que llegó después de más de 10 horas de negociaciones en la sede del Ministerio de Trabajo, Atilra, gremio que lidera «Etin» Ponce, levantó las medidas de fuerzas resueltas y anunció que lo pondrá «a consideración de las trabajadoras y trabajadores de la actividad para su evaluación», ya que «podría llegar a contemplar las pretensiones, necesidades y expectativas de las trabajadoras y los trabajadores del sector».
De hecho por estas horas todas las filiales del país del sindicato están convocando en forma urgente a una Asamblea General Extraordinaria de trabajadores para aceptar o rechazar la propuesta. Aunque se descarta que habrá buena recepción en las bases.
Fuente: Info Gremiales

0 comentarios:

Publicar un comentario