El Gobierno nacional le dio un bono de 10 mil pesos a los jubilados que cobran la mínima. Perdieron casi 20 puntos de poder adquisitivo durante el macrismo.
El Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) reveló que, la inversión del Estado en los bonos extra a jubilados asciende a los 45.577 millones de pesos y alcanza a más de 4,7 millones de beneficiarios.
Sobre un total de 8,5 millones de jubilados y pensionados, más de 4,7 millones recibirá el bono, lo que representa al 55,2% de los beneficiarios, y aquellos que perciban el monto total de $5.000 serán 4,3 millones, es decir, el 50,1% del total.
El informe subraya que “se debe recordar que a todos se les otorgó el incremento vigente para el mes de diciembre de 8,7%. Es decir que ningún jubilado se verá perjudicado por esta medida, esto es solo un beneficio extra a la fórmula que se implementó hace 2 años”.
El informe elaborado por el equipo de economistas de Economía en UNDAV, advierte que los haberes jubilatorios vienen de perder un 18,5% acumulado desde que se aprobó la Reforma Previsional en el año 2017.
Al respecto, el informe explica que “a partir de diciembre del 2015 los haberes perdieron contra la inflación, pero lo hicieron en mayor medida los quintiles más bajos del ingreso, que perdieron hasta un 20%”.
Y además agrega que “el aumento de la desigualdad en los haberes aparece también cuando se observa que el haber mínimo pasó de representar el 72% del haber promedio en 2015 a representar el 64% en junio del 2019”.
Dentro del paquete de medidas, los créditos ANSES sufrirán una baja en la tasa de interés que será de 12 puntos en el caso de las jubiladas y los jubilados, y de 11,5 puntos en caso de los beneficiarios de la AUH.
Esta baja logra que las cuotas se reduzcan entre 21% y 40% para los beneficiarios de AUH y entre 11% y 36% para los jubilados; lo que genera un aumento en el ingreso de 8% promedio para las asignaciones y 12% promedio para jubilaciones.
En base a datos de ANSES y del IPC del INDEC, el informe de la UNDAV remarca que, entre 2002 y 2009 la jubilación mínima subió un 115% por encima de la inflación, también con aumentos por decreto.
Y por último sentencia: “los que reciben pensiones no contributivas y PUAM, que en total son 1.500.000 beneficiarios, no llegan a cubrir la canasta básica de $12.167, por lo que por primera vez recibirán gracias al bono de $5.000 bimestral un ingreso por encima de la línea de pobreza”
Fuente: PLN

0 comentarios:

Publicar un comentario