Según un informe elaborado por la Cepa, esa es la cantidad de firmas que piden el concursos de acreedores o se funden.

Siete empresas entraron en concurso o quebraron cada día hábil entre julio y septiembre de 2019. Así lo muestra un relevamiento del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), que hace una estadística de las compañías que no pueden pagar sus deudas, situación que en su estado más crítico las lleva a bajan la persiana. El universo que abarca son la provincia de Buenos Aires, la Ciudad de Buenos Aires y Córdoba, donde están radicadas el 61% de las empresas de la Argentina. Si los resultados se proyectan a todo el país, el cálculo da que en el tercer trimestre de 2019, once empresas entraron en concurso o quebraron por día.
El seguimiento de la cantidad de empresas que caen en esta situación no es realizado por el Estado; no está incluido en las estadísticas del Ministerio de Producción y Trabajo, tampoco es un proceso observado desde el Ministerio de Economía o contemplado dentro de la producción el Indec. Este informe es, por esto, una estadística propia del centro de estudios que coordina Hernán Letcher, elaborada en base a los datos que se publican en el Boletín Oficial.
«Cuando uno mira los concursos de acreedores de los últimos cuatro años puede ver cómo no hay actividades productivas que no hayan sido afectadas por las políticas de Cambiemos. Los servicios, la industria, el comercio e incluso el sector primario se vio perjudicado por el modelo económico que impulsó el macrismo», aseguró Letcher.
Desde 2016, a medida que la gestión de Cambiemos impactaba sobre el tejido productivo, las empresas que bajaron sus ventas y se endeudaron hasta entrar en un punto en que ya no pudieron enfrentar el pago de sus compromisos –con los sueldos sus trabajadores, el pago a proveedores, el costo de los servicios, las deudas con el sistema bancario– fueron en un incremento constante. En los primeros nueve meses de este año, ese número llegó al máximo de la serie que viene midiendo el CEPA (una serie que empieza en 2016), con 1203 casos de concursos y quiebras.
El cuadro muestra el aumento de los concursos preventivos en el acumulado de los primeros nueve meses de cada a año: en total hubo 475 declaraciones de concurso desde enero a septiembre de este año.
En la Ciudad de Buenos Aires las empresas que entraron en concurso fueron 196, casi el triple que en 2016. En Córdoba, la suma de empresas que no pudieron afrontar sus deudas fue de 124 casos, el doble que en el primer año de gobierno macrista. En la provincia de Buenos Aires, el número llegó a 155, más del doble que en 2016.
Comparado con las del mismo período de años anteriores, el aumento representa un 38% más que en los primeros 9 meses de 2018 y un aumento del 138 por ciento en relación al mismo período de 2016.
Los autores de la investigación remarcan que si bien incluso en una economía que funcione normalmente siempre hay empresas que entran en concurso debido a malas gestiones, la magnitud de lo que se registró en el período macrista refleja «una situación de crisis sistémica».
«El promedio de 7 empresas entrando en concurso por día hábil representa tanto un indicador de la gravedad de la crisis económica actual como una alerta sobre el riesgo sistémico para el futuro cercano», agregan, ya que cada empresa con dificultad de afrontar sus deudas «continúa tensionando la cadena de pagos y el deterioro sobre la situación financiera» del conjunto.
El total de quiebras desde enero a septiembre de 2019 fue de 728 casos. En los primeros nueve meses de este año hubo así más quiebras que declaraciones de concurso, aunque la relación no es directa, ya que no todos los casos de concurso terminan necesariamente en quiebra. Por otra parte, la resolución judicial de cada caso tiene tiempos muy variables, que pueden ser además muy extensos.
Fuente: Página 12

0 comentarios:

Publicar un comentario