La firma a cargo de los servicios de limpieza en el organismo nacional será reemplazada a fin de mes y ya comenzó a despedir a su personal. Habrá nueva contratista. Los empleados apuntan a la Comisión Nacional de Energía Atómica por «no asumir una responsabilidad solidaria».

La empresa que tiene a su cargo los servicios de limpieza en el Centro Atómico Bariloche será reemplazada a fin de mes y empezó a despedir a su personal, que no tiene la continuidad asegurada con la nueva contratista.
El sindicato mercantil denunció que son 45 los puestos de trabajo amenazados y culpó a la Comisión Nacional de Energía Atómica por «no asumir una responsabilidad solidaria» ante los trabajadores.
El secretario gremial de la Asociación de Empleados de Comercio, Alberto Arabarco, dijo que ya atravesaron un conflicto similar hace dos años cuando la CNEA cambió de empresa de limpieza y los empleados «todavía están con demandas para cobrar la indemnización».
Varios de los trabajadores comenzaron a recibir hoy notificaciones por whatsapp de la empresa Uadel en las que les informan sobre la caducidad del contrato a partir del mes próximo y les aseguran sólo una indemnización del 50%. Arabarco dijo que esa quita es «totalmente ilegal».
La AEC se declaró «en estado de alerta y movilización» y exigió que la empresa ingresante «incorpore a las trabajadoras y trabajadores actuales, en las mismas condiciones» y con el convenio colectivo de Comercio.
Arabarco dijo que la nueva empresa, identificada como La Mantovana (con domicilio en Buenos Aires), empezó a «pedir currículum» incluso a los trabajadores actuales, pero los incorporaría «desde cero», sin antigüedad y sin respetar las condiciones actuales.
«Los más grave es que pretenden pasarlos al convenio de personal de Maestranza, con salarios de sólo 22.000 pesos, cuando en Comercio ganan de 33.000 y 36.000 pesos», afirmó el dirigente.
El gremio exigió que se atiendan los derechos de los 45 trabajadores de Uadel y criticó el «desmanejo impune y vergonzoso en materia laboral», del que culpó a la CNEA, por no incluir la absorción automática del personal entre las condiciones para la nueva contratista de limpieza.
Arabarco dijo que el organismo nacional «se lava las manos» y se desentienden del destino de los 45 trabajadores, en una decisión que «genera más hambre y desocupación en nuestra ciudad».
Fuente: Info Gremiales

0 comentarios:

Publicar un comentario