En un total desvarío la diputada sostuvo que “la gente debe entender que si se robaron tres generaciones, hay una que se la tiene que bancar”. Así justificó la diputada el ajuste, el hambre y la falta de trabajo.

La diputada nacional y líder de la Coalición Cívica ARI, Elisa Carrió, afirmó esta noche que en las próximas elecciones el país “se juega la historia entre la república o la vuelta a un régimen” como el que encabeza Nicolás Maduro en Venezuela, y aseguró que en 2015, “el kirchnerismo quiso quemar urnas”
“En las elecciones nos jugamos la historia. Tenemos que tener república. Si gana la fórmula Alberto Fernández y Cristina Kirchner podemos volver a un régimen como el de Maduro”, señalo la espada de Cambiemos en el programa de Mirtha Legrand, que se emite por Canal 13.
En cuanto a la actual situación económica que vive el país y cómo puede influir en el voto de la ciudadanía, la legisladora sostuvo que “la gente debe entender que si se robaron tres generaciones, hay una que se la tiene que bancar”.
“Por primera vez desde la época de Marcelo T. de Alvear logramos que un presidente que no es del PJ termine su mandato y lo estamos logrando con el sacrificio de mucha gente. Estamos recuperando la república”, remarcó.
La líder de la Coalición Cívica también aseguró además que en las elecciones del 2015 el kirchnerismo intentó hacer fraude y que esos comicios fueron salvados por la jueza federal María Servini.
“El kirchnerismo quiso quemar urnas y la jueza Servini logró que se trasladaran al Regimiento de Patricios. Por eso (María Eugenia) Vidal ganó por 10 puntos en la provincia de Buenos Aires y (Daniel) Scioli debió reconocer la derrota”, reveló.
Carrió aseguró además que el presidente Mauricio Macri quiere “romper con las corporaciones y estuvo dispuesto a entregar a su familia para luchar contra la corrupción”,
Además, acusó al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, de trabajar “para vaciar de contenido a Cambiemos”.
“A mí me vino a ver Julián Domínguez, que es amigo del Papa, y me preguntó si yo iba a romper con Macri, y me dijo que lo mandó Monzó. Ese hombre me trató muy mal. Como presidente de la Cámara me negó la palabra, eso no me lo hizo nadie”, acusó.
Carrió volvió a criticar al ministro de Justicia, Germán Garavano, al afirmar que “es un imbécil y falto de inteligencia”.
“No estoy faltando a la verdad. Garavano no quiso acusar a los ex fiscales (Eamon Mullen y José Barbaccia) en el juicio de encubrimiento del atentado a la AMIA. Por eso lo critico”, fustigó.
Por último, consideró que la expresidenta Cristina Fernández de KIrchner convirtió «en víctimas a los argentinos», y aseguró que «reza» por la exmandataria y por su hija, Florencia Kirchner «porque los hijos no deben ser cómo los padres».
Fuente: EN ORSAI

0 comentarios:

Publicar un comentario