Desde la medianoche de este miércoles comenzó un nuevo paro general contra el Gobierno, el quinto convocado por la CGT, que se hace sentir fuerte en Capital Federal y Gran Buenos Aires.

Casi todos los servicios púbicos se adhirieron, como los colectivos, micros de media y larga distancia, aviones, barcos y taxis, lo que en principio aseguraba que el paro sea «un éxito» para los sindicatos que lo impulsan.
La medida de fuerza es acompañada por marchas y cortes a cargo de agrupaciones de izquierda que complican los accesos a la Ciudad de Buenos Aires y el tránsito en el centro porteño. El puente Pueyrredón fue bloqueado poco antes de las 6 en la subida de Avellaneda. Y poco antes de las 8 se sumó un piquete en puente La Noria.
A la medida de fuerza se sumaron las Centrales de los Trabajadores Argentinos (la CTA de Hugo Yasky y los dos sectores de la Autónoma de Ricardo Peidro y Pablo Micheli), la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) de Sergio Palazzo, el Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona) del bancario, el mecánico Ricardo Pignanelli y los camioneros Hugo y Pablo Moyano, movimientos sociales y partidos de izquierda.
Posiblemente sea la última huelga general contra la actual gestión de Macri. En la propia central sindical admiten que por la propia dinámica electoral es improbable que se vuelva a llamar a un paro antes del recambio presidencial de diciembre.
Fuente: PLN

0 comentarios:

Publicar un comentario